ABDOMINALES …. Quiero la tableta de chocolate ….

El título que da nombre al artículo, viene precedido de la famosa frase conocida en todas las salas de aparatos, gimnasios, entrenamientos, etc. Y como no dar respuesta a esa cuestión que quita el sueño a más de uno, o una …..
Una de las cosas a tener en cuenta es la capa de grasa que se suele depositar sobre el abdomen y produce la invisibilidad de nuestros preciados abdominales. No nos valdrá de nada hacer un entrenamiento intenso para lucir la famosa tableta, si no somos capaces de reducir aquello que la oculta. Para ello debemos hacer referencia a la alimentación y al trabajo cardiovascular.
La primera está referida a una alimentación equilibrada sin excesos de carbohidratos y grasas saturadas; sin excesos de alcohol, y por supuesto, cumplir rigurosamente con el aporte de alimentos al organismo cada tres horas como máximo.
La segunda referida al trabajo cardiovascular, una vez que hemos entendido el tema de la nutrición, es que debemos de dedicar un tiempo que ronde los 50 minutos, al menos tres veces a la semana, para reducir toda la capa de grasa que se nos ha quedado en las zonas que buscamos perfilar.

 

Una vez analizadas las cuestiones anteriores, daremos paso a como y con que frecuencia debemos entrenar el abdomen.

 

Frecuencia: Como cualquier otro músculo debemos tener un descanso entre sesiones de entre 24 y 48 horas de recuperación. Con ésta pausa daremos tiempo al abdomen a recuperarse para afrontar una nueva sesión que irá aumentando en intensidad, para alcanzar nuestro objetivo.

 

Tipos: Podemos identificar los entrenamientos según el ritmo de ejecución en:
                  Normales: Realizadas a un ritmo normal de velocidad que ronda 1 repetición cada segundo o segundo y medio.

                 

Lentas: Aquellas que se ejecutan de forma lenta y controlada en ambas fases, concéntricas y excéntricas (para ser más explícito cuando contraemos o estiramos el abdomen) Aproximadamente 2 segundos de duración.

 

Explosivas: las que llevan un ritmo de alta intensidad.
Isométricas: las que mantienen la tensión muscular buscando la estabilización y protección de la columna, trabajando el músculo con mayor control.

 

Combinadas: aquellas que se realizan combinando los tipos de trabajo.

 

Todas ellas tienen igual importancia para el desarrollo muscular buscado.

 

Otra matización importante es el trabajo abdominal con peso. Dentro de nuestras sesiones, al igual que cualquier otro músculo; para darle aumento al volumen, haremos las sesiones con carga, pudiendo ser el trabajo realizado con máquinas o peso libre.

 

La Técnica:
 
Una de las cuestiones más importantes es la ejecución técnica y la cantidad de repeticiones. Una está ligada a la otra, ya que una incorrecta ejecución técnica imposibilitará que la concentración muscular se haga sobre el abdomen.

 

La cantidad de repeticiones:
 
La cantidad de series y repeticiones será variable de acuerdo al tipo de abdominal y el ritmo de ejecución. Como ejemplo para dos o tres sesiones semanales haremos de 3 ó 4 ejercicios, de 3 a 5 series, siendo la cantidad de repeticiones variables en función del ritmo y tipo de abdominal.

 

Con éstos consejos, y siempre con la ayuda del entrenador no dudamos en que obtendrás la famosa tableta de chocolate …….
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Gimnasio Body Factory